Amig@ viajer@. De seguro te has visto frente a esta inquietante situación: 

Tienes todo listo para embarcarte en tu viaje por India, un recorrido por pueblos de América del sur, un safari en el Serengeti, unas vacaciones en Las Islas Maldivas… en fin, has logrado planear tu viaje soñado. Entonces llega el momento de decidir qué empacar y sobre todo de asegurarte cómo capturar las imágenes de tu aventura.

Llegados a este punto muchas personas creen que para hacer “buenas fotos” necesitan cámaras y objetivos de altas gamas y una ingente cantidad de equipo fotográfico.

Para muchos lo anterior no es una opción, bien sea por el elevado coste o por la complejidad del manejo de ciertos equipos.

Vamos a decirlo de una vez: La cámara es una herramienta, el que hace las fotos es el/la fotógraf@. 

Y sí, obviamente no vamos a negar que con buenas ideas, buen ojo fotográfico, sensibilidad artística y un buen equipo, hay muchas probabilidades de que captures excelentes fotografías.

Sin embargo, como dijo el fotógrafo americano Chase Jarvis con mucho acierto: “la mejor cámara de fotos es la que llevas encima”.

La tecnología ha evolucionado tanto en el tema de la fotografía digital, que si no te dedicas profesionalmente, hoy incluso los móviles son una excelente opción a falta de equipos más robustos. Y ya si cuentas con una cámara compacta o una réflex o bridge de gama media, pues aún mejor.

Bien sea una cámara profesional como una de gama amateur, ninguna de las dos harán buenas fotos por si solas.

De nada te sirve comprar una cámara de 3000€ y objetivos «pata negra» si terminas usándola en modos automáticos y sin saber cómo exprimir todo su potencial.

Mi consejo: No te agobies por el equipo, tengas mucho o poco, aprovecha y saca partido a lo que ya tienes. 

Dede Clickntravels & Experiences queremos darte algunas recomendaciones para que en tus próximos viajes hacer fotografías sea un disfrute y no un dolor de cabeza:

  1. Keep Calm & Enjoy your trip. A menos que seas fotógrafo profesional y tengas un encargo para un reportaje fotográfico específico, prioriza ante todo tu experiencia, disfruta del viaje, fúndete con el lugar, esto se reflejará en tus imágenes. No te preocupes si haces muchas o pocas fotos, muy buenas o peores, preocúpate de conocer, de aprender, de transformarte.
  2. Conoce tu equipo. Sea una réflex, compacta o incluso tu propio móvil. Antes de viajar entérate de las opciones que te ofrece, cómo funciona y enfócate en cómo sacarle el mejor partido. Youtube es una inmensa biblioteca de conocimiento gratuito y accesible, seguro encontrarás mucha información.Y si prefieres algo más dedicado y específico toma algún cursillo, ve a algunas clases para quedarte con los rudimentos técnicos. Así durante la aventura te podrás concentrar en lo importante: disfrutar de lo que estás viviendo e intentar transmitirlo en una imagen. Quedarse atascado porque no sabes como cambiar de modo, o cómo ajustar el flash de la cámara, justo en el momento en que está la escena perfecta para capturar es muy frustrante. 
  3. Cada destino implica retos fotográficos diferentes. No es lo mismo hacer fotos en la playa que en la nieve. Ni hacer fotografía de paisajes que hacer fotos de una celebración o un carnaval. Recaba algo de información de tu próximo destino con la suficiente antelación y conforme a ello organiza tu equipo. Ten claro qué es lo que te gustaría fotografiar.  Quizás te interesa especialmente hacer retratos, o quizás lo que quieres es hacer buenas fotos del paisaje. Cada motivo es diferente.
  4. Ve ligero. Aunque todo depende del destino, del tiempo de estadía y del tipo de viaje que hayas elegido.. por mi experiencia como fotógrafa profesional y como viajera te recomiendo que optes por la comodidad y la portabilidad. No es plan que lleves una mochila que pese 10 kilos durante horas de caminata en pleno verano o en el trópico.
  5. Haz tus propias fotos.  Cuando vamos a un lugar y especialmente ciertos destinos muy turísticos todos queremos hacer las mismas fotos que hemos visto en Instagram o en las revistas, queremos replicar esas imágenes icónicas. Pero y ¿qué pasa si no tienes los medios técnicos para hacerlo? ¿No tienes un teleobjetivo? O ¿qué hacer si tu óptica no tiene una apertura suficiente para ese desenfoque que te parece tan bonito? … Recomendación: saca partido de tus propias carencias, conviértelas en un reto creativo. Si lo que dispones es de una óptica normal o más gran angular podrías, por ejemplo, enfocarte en hacer fotos de cosas, momentos y personas cercanas.
  6.  Supera el síndrome del turista asiático.  ¿A qué me refiero? Sacar buenas fotos no implica dispararle a todo lo que se mueva. Respira. Observa. La mayoría de las buenas fotos se crean, o se recrean, no te las encuentras disparando a lo loco. Es mejor poco pero de calidad, así que no te preocupes por las ráfagas. De hecho, lo agradecerás a tu regreso del viaje cuando tengas que organizar las fotos en el ordenador.
  7. Lleva un trípode contigo. En situaciones de poca luz y en las imágenes nocturnas será fundamental. Hay pequeños trípodes que apenas abultan y pueden darte mucho juego para ciertas imágenes.
  8. La materia prima de los fotógrafos es La Luz. Entérate con antelación de los horarios de tu destino. A qué hora amanece, a qué hora anochece. En fotografía existen la golden hour o la hora azul, esos momentos en que La Luz parece obrar una magia especial sobre cualquier lugar, persona o cosa.
  9. Y por último y al hilo de la frase de Jarvis, independientemente del equipo que tengas, la mejor cámara es la que tengas disponible, así que recuerda tener las baterías recargadas y llevar tarjetas de memoria suficientes. Es de perogrullo, pero suele pasar que te llevas la cámara de paseo por no tener batería. 

Hasta aquí estos consejos, ¿qué opinas?  Agregarías alguna recomendación más? ¿tienes alguna pregunta o comentario?.

Leave a Comment